¿Por qué es importante el Control del Agua?

Los contaminantes biológicos, físicos y químicos pueden afectar el agua, por ello, es muy importante mantener la calidad del agua en toda instalación de procesamiento de alimentos, ya sea, que se utilice el agua como ingrediente, para realizar la limpieza o para el lavado de manos.

El agua utilizada debe ser de una fuente segura, con suficiente presión y buen suministro para la operación. Las BPMs requieren que las tuberías no contaminen el agua, por eso deben tener tamaño y diseño apropiado. Si el agua es almacenada en tanques al llegar a la instalación, este tanque debe ser limpiado, desinfectado y mantenido adecuadamente, para que no sea fuente de contaminación para el agua que pasará a los procesos.

Se recomienda realizar un análisis de las ubicaciones de la instalación donde pudiera haber contra flujos, una vez éstas han sido identificadas, es necesario asegurar que un dispositivo de prevención de contra flujo se ha instalado. Algunos dispositivos para la prevención del contra flujo son: brecha de aire, circuito barométrico, válvula doble check con ventanilla atmosférica intermedia, dispositivo para el principio de reducción de presión e interruptor de vacío. El programa de calidad del agua también debe incluir, un mapa de todo el sistema de agua de la instalación, donde se incluya el agua potable y el agua de desperdicio, se debe monitorear la eliminación de aguas de desperdicio, para asegurar que no se conviertan en una fuente de contaminación.

Usualmente el suministro de agua que llega a la instalación es de una red de abastecimiento local o de un pozo, para ambos casos es necesario realizar análisis a la fuente de agua para cumplir con las leyes del país o de algún cliente en específico. Los análisis incluyen parámetros microbiológicos, físicos y químicos, por ejemplo: los parásitos más comunes en el agua que causan enfermedades son Giardia y Crypstosporidium, generalmente, se le hacen análisis de laboratorio al agua donde incluyen estos parásitos, además, de analizar coliformes totales, plomo, mercurio, nitraros, nitrititos, plaguicidas, entre otros.

Si el agua no es segura al llegar a la instalación existen métodos para purificarla, como lo son: desinfección con cloro, desinfección con plata iónica, filtros de cerámica, filtro de carbón activado, purificación por ozono, purificación por ósmosis inversa y desinfección con luz UV.

Una vez se establece que el agua que ingresa a la instalación es segura, es necesario realizar análisis frecuentes en diferentes puntos (3 a 5) tales como, diferentes lava manos y grifos dentro del proceso, para asegurarse que en diferentes puntos el agua sigue siendo segura.

Recordemos que, la meta del Programa de Control de Agua es asegurar que el agua que llega a la instalación es segura e inocua o es tratada para hacerla segura e inocua.

 

Deja un Comentario

Tu e-mail (no será publicado)