¿Cómo sé si realmente los alimentos que consumo no son un fraude? ¿Cómo sé si realmente mi proveedor no me está vendiendo productos adulterados?

Primero, debemos estar claros sobre el término de Fraude Alimentario, según la Global Food Safety Iniciative (G.F.S.I.) o Iniciativa Global de Seguridad Alimentaria, fraude alimentario es “el término colectivo que abarca la deliberada e intencional sustitución, adición, alteración o tergiversación de alimentos, ingredientes alimentarios o envasado de alimentos, etiquetado, información del producto o declaraciones falsas o engañosas sobre un producto para obtener beneficios económicos que podrían afectar la salud del consumidor.”

Teniendo en cuenta esta definición, el Fraude Alimentario a diferencia de la Defensa Alimentaria tiene como fin la intención de engañar al consumidor adulterando el alimento para fines económicos dando como consecuencia, daños en la salud. En este caso, el dinero es el principal causante de la motivación para los atacantes.

Leer artículo completo aquí