Food Defense

Los esfuerzos que realizamos para prevenir la contaminación intencional con fines ideológicos, de nuestros productos alimenticios, con algún agente biológico, químico, físico, alergénico o radiológico, se denomina Food Defense, o en español, Defensa alimentaria.

Hoy en día, es requisito para cualquier GFSI (Global Food Safety Initiative), contar con un plan de defensa alimentaria, en el cual evaluemos las vulnerabilidades que existen en la planta y en cada uno sus procesos. Debemos estar preparados para prevenir cualquier posible ataque y ser capaces de reaccionar adecuadamente si este es efectuado. ¿Estás preparado para enfrentar un sabotaje en tu proceso?

Para realizar un plan de defensa alimentaria, debemos hacernos algunas preguntas, como ¿Quién podría atacar nuestro sistema?, seguido de ¿Quiénes pueden ingresar a nuestra planta?. Los empleados, contratistas y visitas, son un constante “va y ven”, que entra y sale de las instalaciones, por lo que es importante registrar cada ingreso y cada salida, así conoceremos quien ronda en la planta. Un sabotaje lo podría cometer cualquier persona que tenga la intención de hacer daño, puede ser un empleado molesto, una visita, trabajadores externos o alguien que logró penetrar el perímetro de la planta.

Leer artículo completo aquí